Cómo hacer del baño un espacio accesible.

Baño accesible

El concepto de accesibilidad se ha ido readaptando con el paso de los años. La evolución del lenguaje nos ha llevado a sustituir el uso de términos como “lisiado” o “minusválido” utilizados en 1980 por el concepto de “accesibilidad universal” utilizado hoy en día. 

Según la Fundación Caser, la accesibilidad universal es “la característica que deben cumplir los entornos, bienes, productos y servicios, que permite a todas las personas su acceso, comprensión, utilización y disfrute de manera normalizada, cómoda, segura y eficiente. Resulta un concepto absolutamente contrapuesto al de barreras.” (consultar el artículo completo AQUÍ).

Así, se amplía el concepto de discapacidad a personas con condición de movilidad reducida, incluyendo a personas con sobrepeso, personas con lesiones, personas de edad avanzada, etc.

La accesibilidad procura establecer una normativa en los espacios para que las personas con cualquiera de las condiciones descritas anteriormente puedan ser lo más autónomas posibles. Se centra en garantizar su seguridad e impulsar una mejor calidad de vida.

El aseo y el uso de los baños supone una parte fundamental de la vida diaria de toda persona. Es por tal razón que la accesibilidad de los baños se convierte en uno de los puntos más importantes a tener en cuenta.

En este artículo repasaremos las medidas que hay que tomar para hacer del baño un espacio accesible.

 

Elementos que garantizan la accesibilidad

 

En primer lugar, hay que tener en cuenta que los baños y aseos son los espacios en los que ocurren más caídas y accidentes. Es por esta razón que resulta aconsejable instalar un sistema de auxilio tal como un timbre inalámbrico que pueda ser accionado con facilidad.

En cuanto a los elementos que garantizan la accesibilidad, debemos destacar:

El acceso:

un espacio únicamente puede ser accesible  si puede llegar a él a través de un trayecto también accesible. Por lo tanto, se debe poder acceder desde una rampa o superficie plana. Además, la puerta de entrada tiene que contar con una anchura libre de paso de 0,80m. También es preferible que sea corredera para no invadir espacio en el cuarto de baño y facilitar su uso por parte de los usuarios. En detrimento, se colocarán puertas abatibles hacia el exterior. Se deberá considerar un vano mínimo de 0,9 m, con un ancho libre mínimo de 0,8 m. Por último, hay que tener en cuenta que tanto pestillos como manetas también han de ser de fácil manipulación.

La señalización:

tanto baños como aseos públicos deben identificarse con el símbolo universal de accesibilidad

Las dimensiones interiores:

una vez en el interior del baño, las dimensiones deben permitir que una persona en silla de ruedas pueda moverse de forma cómoda y segura, permitiendo los giros de la rueda sin topar con ningún obstáculo. Así, deberán asegurar un círculo de 1,50m de diámetro, libre de cualquier tipo de aparato y fuera de la confluencia del barrido de la puerta.

El pavimento:

Para prevenir accidentes, el pavimento deberá ser antideslizante tanto en seco como en mojado, con un revestimiento que carezca del brillo que produce reflejos.

El contraste cromático:

Por último, todo aparato sanitario o mecanismo eléctrico deberá ser del tipo de presión (evitando palancas o giros) y deberán destacar cromáticamente con los colores del pavimento y paredes.

 

Baño accesible
Fuente: www.deslialicencias.es

 

 

Aparatos sanitarios de ayudas técnicas a la movilidad

 

Con el fin de mejorar la accesibilidad en el interior de espacios como baño o aseos, es aconsejable que sus elementos se encuentren alineados. Es decir que la zona de la ducha, el inodoro y el lavabo se sitúen en la misma pared.

Ducha:

Es aconsejable su instalación en lugar de una bañera ya que el acceso a la segunda resulta mucho más complicado. El plato de ducha debe instalarse a ras de suelo sin ningún tipo de borde que imposibilite el acceso con silla de ruedas.

Sus dimensiones deben ser de 135×135 cm o 235×235 cm si necesita de la intervención de terceros (en caso de que la persona con movilidad reducida no pueda valerse por sí misma). El suelo debe impermeabilizarse con pendientes de desagüe de un 2% aproximadamente. También resulta de vital importancia asegurarse de que la grifería sea alcanzable tanto desde el exterior como desde una posición sentada. Además, hay que tener en cuenta la instalación de un asiento abatible cuya profundidad permita el lavado de la espalda y de toda zona del cuerpo.

Bañera:

En caso de que resulte imposible la instalación de una ducha con las condiciones descritas anteriormente, aseguraremos su acceso a través del uso de un banco o asiento de apoyo (a ser posible con asientos de transferencia giratorios o con grúas que faciliten el movimiento). Para ello, nos aseguraremos de retirar la mampara con el fin de poder instalar debidamente alguno de estos sistemas. Además, hay que tener en cuenta que el borde de la bañera deberá ser inferior a los 45 cm.

Al igual que con el plato de ducha, el fondo de la bañera deberá ser antideslizante o bien deberemos colocar una alfombrilla fijada al fondo. La grifería de la bañera también deberá ser accesible desde el exterior o desde una posición sentada, alcanzable desde un radio de 60 cm y colocada a la pared frontal o lateral. Se instalarán barras de apoyo fijas colocadas en vertical o en diagonal, a una altura de 0,70 cm a 1m, desde el suelo a la bañera. Por último, en el caso de que se utilice una grúa habrá que tener en cuenta que se deje suficiente espacio libre bajo la bañera para que pueda caber la base de la grúa.

Inodoro:

Deberá tener una altura de entre 45 y 47 cm para facilitar el paso de la silla de ruedas al inodoro y viceversa. Deberá tener por lo menos a uno de los dos lados (si no puede haber en ambos) un espacio libre suficiente para que quepa la silla de ruedas (por lo menos de 75cm) y poder hacer la transferencia de un aparato a otro con comodidad.

Además, tal como comentábamos anteriormente, es aconsejable que la cisterna se descargue mediante un botón pulsador. Por último, debe disponer de dos barras de ayuda a cada lado como veremos seguidamente.

Barras de ayuda:

Deben ser instaladas dos barras de ayuda a cada lado del inodoro firmemente ancladas que permitan el apoyo durante la transferencia. La barra situada al lado por el que se realice la aproximación debe ser abatible. Por lo tanto, si la aproximación puede realizarse por ambos lados las dos deberán serlo. Deben ser colocadas a 35 cm del eje del inodoro y a 70 o 75 cm de altura. Además, es conveniente que una de las barras disponga de un accesorio para colocar el papel higiénico.

Lavamanos:

A ser posible se deberá instalar el lavabo sobre un bastidor que permita regular su uso. Además, lo más recomendable es colocarlo suspendido, de manera a facilitar el acercamiento de la silla de ruedas y su aproximación frontal, dejando una altura libre inferior mínima de 70 cm, una altura superior por debajo de 85 cm y un fondo mínimo de 60 cm. El grifo deberá poder accionarse mediante un mecanismo de presión, una palanca, con un mecanismo táctil o con detección de presencia.

Espejo:

El espejo debe tener unas medidas mínimas de 46 x 137 cm y su borde inferior deberá estar colocado a 90 cm del suelo. Debe tener una inclinación regulable de aproximadamente 10º y contar con iluminación propia, de forma a evitar los reflejos y los destellos molestos.

Accesorios:

Los accesorios de baño, tales como toallera, secador de pelo, secador de manos, dispensadores de papel, portarrollos de papel higiénico etc. deberán instalarse a una altura máxima de 1,20m y no podrán obstaculizar la circulación o giro de una silla de ruedas o su acceso hacia el inodoro.

Iluminación:

La iluminación general debe estar entre 100 y 300 lx y la iluminación puntual entre 200 y 500 lx.

 

 

Baño accesible
Baño accesible con productos de ayuda técnica a la movilidad de Simex

 

 

En Simex contamos con una gran variedad de productos de ayuda técnica a la movilidad que permiten convertir el baño o aseo en un espacio accesible. Desde asientos de ducha, a conjuntos de inodoro o de lavamanos, espejos, barras de ayuda, etc. nos centramos en ofrecer la mejor calidad de manera a garantizar la seguridad durante su uso.

Descubre nuestros productos AQUÍ.

 

 

Si te ha gustado este artículo no olvides suscribirte a nuestra Newsletter.

 

 

 

Un comentario de “Cómo hacer del baño un espacio accesible.

  1. Pingback: ¿Qué locales están obligados a tener un baño adaptado? - Simex

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *