Asegurar un buen mantenimiento e higiene en los baños públicos: aspectos clave

limpieza baños públicos

Muchas personas utilizan los baños públicos cada día. Un baño público determinado puede ser utilizado por cientos o incluso miles de personas en un solo día en zonas con un importante tráfico de personas, como restaurantes, hospitales y hoteles. Es fundamental mantener un baño público limpio y seguro tanto para los usuarios como para el personal. Pero ¿cómo puede garantizar que su baño se mantenga limpio? ¿Cómo se limpian los inodoros, los urinarios e incluso los accesorios?

 

 

limpieza baños públicos

 

 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA LIMPIEZA DE LOS BAÑOS PÚBLICOS?

Es de vital importancia que los baños públicos sean higiénicos y estén libres de gérmenes.

Los empleados, los clientes y los visitantes abandonarán rápidamente un baño sucio y mal mantenido. La limpieza de los baños es importante tanto para la salud de los visitantes como para aumentar la satisfacción de los clientes. Los baños públicos deben mantenerse limpios por una serie de razones, entre ellas:

  1. PARA EL BUEN FUNCIONAMIENTO DEL NEGOCIO

Los baños limpios representan un plus para cualquier tipo de negocio ya todo usuario preferirá establecimientos que dispongan de baños higiénicos. La primera impresión que un cliente tiene de un negocio puede verse influida significativamente por el baño. Un baño impecable repercute positivamente en el hecho de que una empresa parezca competente y profesional. Es más probable que los clientes confíen en una empresa o establecimiento y se queden más tiempo si los baños están ordenados y bien cuidados.

  1. PARA LA HIGIENE

Mantener los baños limpios es quizás uno de los aspectos más cruciales de la higiene en los establecimientos. Estos deben mantenerse limpios e impecables para cada nueva visita o usuario. Una higiene de baños impecable repercute en una visión positiva de las instalaciones y favorece la recurrencia de los usuarios.

  1. PARA EL MANTENIMIENTO DE LOS BAÑOS

El estado de un baño público puede conservarse favorablemente a través de una buena higiene. En efecto, la durabilidad de los suelos, inodoros y lavabos se incrementará al mantenerlos limpios ya que éstos son más propensos a estropearse o mancharse a causa de la suciedad, el moho y los hongos. Manteniendo el entorno limpio y ordenado se evitarán cambios y reparaciones lo que se traducirá por un baño más durable.

  1. PARA MINIMIZAR LA TRANSMISIÓN DE ENFERMEDADES

En los aseos donde muchas personas comparten superficies, los gérmenes que causan enfermedades pueden pasar rápidamente de una persona a otra.

Es de suma importancia dar prioridad a la limpieza de los aseos públicos ya que repercute directamente en la salud de empleados y clientes.

De hecho, los baños públicos suelen tener precisamente la cantidad de humedad adecuada para favorecer el crecimiento y la supervivencia de virus y bacterias en inodoros, lavabos y otras superficies. Un saneamiento fiable reducirá la propagación de estas infecciones.

Es un error común pensar que las personas tienen más probabilidades de contraer un virus u otra enfermedad por tocar el asiento del inodoro, pero en realidad se trata de un hecho muy improbable.  Sin embargo, hay otras superficies, como los pomos de las puertas y las manillas de los grifos, que podrían contribuir a la propagación de infecciones. Dado que no todo el mundo se lava las manos después de utilizar un baño público, es importante mantener estas zonas tan higiénicas y limpias como sea posible para la salud de los clientes.

Más allá de pensar en la satisfacción y el trato a los clientes debería plantearse la higiene de los baños públicos como una obligación ya que en toda empresa, pública o privada, debe primar la importancia por la salud de sus usuarios.

  1. PARA PROPORCIONAR UN LUGAR DE TRABAJO MÁS FELIZ Y PRODUCTIVO

Mantener un entorno saludable en el lugar de trabajo, sin transmisión de infecciones o enfermedades favorecerá la asistencia al evitar posibles bajas por enfermedad, además de suponer un aspecto ético primordial para la salud de los empleados. Además, un lugar de trabajo más agradable fomentará su felicidad, lo que repercute directamente en una mejor productividad. Por el contrario, un establecimiento desordenado y no higiénico conducirá a una mayor probabilidad de rotación de los empleados.

En general, muchos trabajadores asumen que actitud de una empresa hacia su personal se puede juzgar por el estado y el equipamiento de los baños e instalaciones. Muchos empleados querrían ver sus baños equipados con más grifos activados por el movimiento e inodoros automáticos instalados en los baños de su lugar de trabajo; además de estanterías para sus cosas, espejos de cuerpo entero, secadores de manos eléctricos y ambientadores, entre otros. Con instalaciones automáticas y desodorizantes, muchos de los problemas que los empleados experimentan con los baños de su lugar de trabajo podrían resolverse, además de proporcionar un entorno adecuado en términos de higiene.

En Simex creemos que la seguridad de las personas es primordial y por ello cada vez incorporamos en nuestra gama de productos más productos de activación automática sin contacto, como dosificadores de jabón y secamanos eléctricos.

dosificador de jabón
dosificador de jabón 04063

 

  1. PARA PROTEGER LA REPUTACIÓN DE LA EMPRESA

El estado de sus baños públicos afecta a la percepción que la gente tiene de una empresa y se relaciona directamente con el trato que reciben tanto clientes como personal. Los clientes pueden suponer que si no existe una preocupación por mantener los baños limpios para ellos, tampoco existirá una por ofrecerles un servicio de calidad. Así, la calidad del servicio ofrecido se relacionará directamente y se verá afectada por la higiene y el orden del baño e instalaciones.

De la misma manera, resulta esencial tener baños correctamente equipados y que puedan satisfacer las necesidades de cualquier tipo de cliente.

Así, la instalación de una fuente de agua en los baños de hospitales, aeropuertos, centros comerciales o grandes establecimientos supondrá un punto positivo para la mayoría de los clientes. Por temas de higiene y salud lo más adecuado sería instalar una que no requiera de contacto directo para su activación y esté equipada con sus debidos filtros para asegurar una calidad óptima del agua; como la fuente de agua ref 0916 de Simex, que incluye dos filtros internos y un pedal para su activación.

Por otro lado, padres y madres primerizos que visiten el establecimiento acompañados de su recién nacido agradecerán la presencia de un cambia pañales en los baños. Los cambia pañales de Simex favorecen su instalación en cualquier tipo de espacio ya que son plegables y adosados a pared por lo que no requieren disponer de un espacio de grandes dimensiones. Además, cuentan con un cinturón de seguridad regulable y de un sistema antibacterial de fácil limpieza para proteger la salud del bebé.

 

¿CÓMO REALIZAR EL MANTENIMIENTO DE LOS BAÑOS PÚBLICOS?

En primer lugar, habrá que tener en cuenta las dimensiones del espacio y el número de baños y aseos del que dispone. En caso de pequeños negocios como bares o restaurantes con servicio para pocos comensales, tiendas o talleres locales que dispongan de un pequeño aseo para sus clientes, etc., la limpieza a fondo puede realizarse a diario por los mismos empleados o propietarios del negocio.

Sin embargo, en el caso de grandes restaurantes, hospitales, aeropuertos, gimnasios, centros comerciales o grandes espacios frecuentados por decenas, cientos o incluso miles de personas a diario, contratar a una empresa de limpieza de negocios es la forma más sencilla de garantizar que los aseos públicos se limpien debidamente. El baño público en cuestión recibirá así una limpieza rutinaria por parte de un equipo de limpieza comercial, protegiendo la salud y la seguridad de los clientes y del personal.

A continuación ofrecemos algunas pautas para mantener la limpieza de los baños de cualquier establecimiento durante todo el día. Utilizando estas sugerencias, se podrán mantener los baños públicos higiénicos e impecables para el uso de sus clientes y personal.

 

  1. REALIZAR COMPROBACIONES RECURRENTES DE LOS ASEOS

Es necesario comprobar los baños y los urinarios cada varias horas para asegurarse de que no están obstruidos o manchados.

  1. REPONER LOS SUMINISTROS

Comprobar los suministros tales como el jabón, las toallas de papel o el papel higiénico con frecuencia durante el día resulta de vital importancia para asegurarse de que clientes y personal puedan hacer un uso adecuado de los baños. Además, se pueden proporcionar suministros adicionales como rollos de papel higiénico extra situados en estanterías o armarios de los baños para que los usuarios puedan disponer fácilmente de ellos en caso de ser necesario. Éstos pueden incluso colocarse en una pequeña repisa situado en lo alto del WC para facilitar el acceso a los productos por parte de los usuarios. Desde sencillas repisas con barras fabricadas en latón cromado a elegantes repisas de cristal en distintos acabados como el acero inoxidable brillante o negro mate, en Simex contamos con multitud de accesorios de baño pensados para equipar cualquier tipo de espacio.

 

repisa con barras
repisa con barras 05156
  1. VACIAR LA BASURA

Los cubos de basura deben vaciarse siempre antes de estar al máximo de su capacidad. Los cubos de basura llenos a rebosar transmiten una imagen de suciedad y desorden, además de provocar que su contenido caiga y se esparza por los suelos. Para evitar esta situación, además de realizar comprobaciones frecuentes, se puede optar por equipar el baño con papeleras de gran capacidad, como las papeleras con tapa push o basculante de Simex fabricadas en acero satinado o brillante, con capacidad de 50L, 60L  y hasta 90L; o bien por equiparlo con varias unidades repartidas en el espacio.

  1. MANTENER EL SUELO LIMPIO

En términos de bacterias, el suelo de un baño público puede ser una de las zonas menos higiénicas. Es de vital importancia mantener el suelo limpio y libre de papel, toallas y demás suciedad.

Sin embargo, un suelo húmedo de después de fregar puede resultar un peligro para la seguridad ya que es muy resbaladizo, y en caso de ser pisado antes de secarse el efecto será contrario, al quedarse marcadas todas las pisadas y esparcirse la suciedad por toda la superficie. Es por ello por lo que lo más recomendable es limpiar y fregar el suelo después del horario comercial o bien en las horas de menos frecuencia de usuarios (en el caso de espacios frecuentados 24h como aeropuertos u hospitales), pero pensar en barrer y recoger la suciedad a lo largo del día.

  1. LIMPIEZA DIARIA DE LAS INSTALACIONES

Respecto a las superficies, algunas deberán limpiarse a diario. Hablamos de las encimeras y los lavabos, tratándose éstas de superficies con las que la gente entra en contacto en prácticamente cada uso de los baños. Además, las encimeras y los espejos pueden mancharse fácilmente con marcas de gotas de agua y otros, por lo que será necesario limpiar estas superficies todos los días para mantenerlas secas y limpias.

Respecto a las paredes, los mostradores, las puertas y los separadores puede ser suficiente con realizar la limpieza a fondo una o varias veces por semana dependiendo del tamaño y afluencia del establecimiento.

 

 

¿CÓMO ASEGURAR UNA HIGIENE IMPECABLE EN LOS BAÑOS PÚBLICOS?

A continuación proporcionamos algunas recomendaciones:

  1. UTILIZAR MÉTODOS DE LIMPIEZA ECOLÓGICOS

Las herramientas de bajo consumo, los productos aprobados por organizaciones acreditadas, los equipos que pueden mejorar la calidad del aire, los paños de microfibra codificados por colores para evitar la contaminación cruzada, las técnicas que utilizan menos limpiadores químicos como la limpieza a vapor, los sustitutos ecológicos para los suministros utilizados en el baño y las estrategias de reducción de residuos como el reciclaje, son ejemplos de lo que se conoce como limpieza ecológica.

A través de estos métodos, además de proporcionar una higiene adecuada, se apostará por el bienestar de los usuarios y la sostenibilidad al reducir el efecto medioambiental.

  1. FORMARSE EN EL USO DE LOS PRODUCTOS DE LIMPIEZA ADECUADOS

Para una limpieza impecable de los baños no hay que olvidarse de limpiar los lugares más difíciles de un baño público, como los alféizares de las ventanas, detrás de los lavabos y detrás de los inodoros, así como de contar con los productos adecuados para ello. Por otro lado, los suelos de los baños públicos necesitan un cuidado especial debido al volumen de tráfico que reciben. En caso de contar con una empresa de limpieza comercial, ésta se encargará de realizar la limpieza adecuadamente. Si no es el caso, es importante pensar en estos aspectos.

 

 

productos de limpieza

 

  1. ELIMINAR LOS MALOS OLORES

Es importante pensar en reducir y eliminar los olores malos olores en los baños, ya que, a pesar de que éstos se vean limpios, darán una mala imagen del establecimiento y ofrecerán una mala experiencia de usuario en caso de desprender un olor desagradable. Para ello existen varias soluciones.

El primer punto para tener en cuenta es una vez más una correcta higiene general del baño: es importante pensar en limpiar el inodoro, el sifón, las tuberías y desagües, así como las paredes y azulejos.

También resulta importante ventilar debidamente los baños para mejorar renovar el aire y mejorar su calidad. Para ello, podemos hacerlo de forma tradicional abriendo puertas y ventanas, o hacer uso de equipos generadores de ozono, como los equipos de ozono con ventiladores de alta calidad de Simex diseñados para asegurar una óptima calidad del aire.

Por último, si se cuenta con una buena higiene y ventilación, se puede, además, hacer uso de purificadores y ambientadores para no solo eliminar malos olores, sino proporcionar un olor agradable.

  1. MANTENER LOS SERVICIOS EXTERNOS

No hay que olvidar el mantenimiento regular de los baños. Es importante notificar con rapidez a un equipo de mantenimiento de cualquier problema. Un grifo o inodoro que gotea, un pestillo roto, una puerta que no cierra debidamente, etc. pueden dar una mala imagen del baño, además de no proporcionar un buen servicio al usuario. Es por ello por lo que resulta indispensable revisar el estado de los baños con cierta frecuencia de forma a poder reparar cualquier fallo en el menor tiempo posible y disponer de un baño limpio y en condiciones.